Los probióticos, al rescate de los trastornos digestivos